Una productora diseñó este experimento viral en el que los novios se ven a ellos mismos en el futuro: primero con 50, luego con 70 y al final, con 90 años. Emoción hasta las lágrimas.